Wiki Enciclopedia del misterio
Advertisement

SOCIEDADES SECRETAS INICIÁTICAS OTORGARON LA COSMOVISIÓN Y RUMBO QUE INSPIRÓ AL TERCER REICH Y LLEVÓ TAL IDEOLOGÍA AL PODER.

LAS RAÍCES OSCURAS DEL NAZISMO.

Los Antecedentes de los grupos de poder que incendiaron a Europa.

Tiempo antes de que Hitler ascendiera al poder ya estaba preparada para su aparición un proyecto de un mundo regido por una raza superior. La ideología, mitos y simbolos ya habían sido meticulosamente desarrollados por un grupo de sociedades secretas. Sólo faltaba quien dirigiera la gran orquesta: un lider enigmático de linaje Satánico capaz de exaltar a las masas.

El Nazismo fue sin duda un fenómeno sin precedente histórico, asi mismo lo fue desde el punto de vista social y psicológico, el terreno fue preparado al crear una crisis de escala mayúscula. La gran mayoría del pueblo Alemán en ese entonces, tenía que comer de la corteza de los árboles debido a la espantosa crisis generada por los Iluminados de bases judeo-satánicas, infiltrados, efectivamente, en los partidos políticos socialistas Europeos que tenían el mando en Alemania. Asi mismo, la élite, (en este caso los Rothschilds, linaje del cual Hitler es descendiente), preparó a su mesías del mal para entrar en el juego, con el escenario que ellos mismos prefabricaron.
El Comienzo de la Trama.

Durante el Siglo XIX, surge en Europa y los Estados Unidos un súbito interés por el ocultismo. En todas partes se creaban fraternidades de estudiosos del esoterismo, mientras la literatura que divulgaba esa temática experimentaba una difusión sin precedentes.

En el ambiente cultural del Siglo XIX y los primeros años del XX se siente una reacción directa contra el desarrollo del capitalismo y su pragmatismo, que en ocasiones proyectaba un mundo hueco y materialista, dejando en segundo término al espíritu. De esta manera comenzó nuevamente la búsqueda espiritual. Algunas sociedades creyeron encontrar la respuesta en la religión mientras que otros la buscaron en el ocultismo. En el caso de Alemania, algunos círculos sociales obtuvieron en el antiguo paganismo germánico la respuesta.

Los Mitos de Madame Blavatsky.


Helena Petrovna Blavatsky.

En el Siglo XIX, la corriente ocultista salió de la sombra y fue promovida públicamente, especialmente entre la clase alta y media. Entre sus principales promotores destacó Helena Petrovna Blavatsky, la fundadora de la Sociedad Teosófica.

Años más tarde, el Partido Nacionalista toma parte de la filosofía de la Blavatsky y asume como propia la corriente ariosófica, desarrollada por Guido Von List y Jorg Lanz von Liebenfels. De este modo, el partido une estas dos ideologías y crea un vinculo fundamental entre el renacimiento del germanismo y la ideología mística del III Reich.

En los últimos años del Siglo XIX la teosofía parecía tener la respuesta a los problemas espirituales del ser humano. Esta nueva filosofía se proponía como una recopilación de todas las grandes religiones para crear una especie de hermandad universal con un elemento oculto. La práctica de la teosofía se extendió rápidamente desde el Reino Unido hasta la India y los Estados Unidos hasta alcanzar los cinco continentes.

Blavatsky dijo haber viajado por todo el mundo y haber tomado la sabiduría de las principales culturas, desde los Mayas hasta los Hindúes. Vivió en Oriente por diez años, de donde regresó con facultades mediúmnicas desarrolladas y con un profundo conocimiento esotérico.

Para el año de 1879 decidió cambiar la sede principal de la teosofía a la India, con el propósito de obtener los secretos de aquellas tierras, especialmente los del Tíbet. Blavatsky sostenía haber recibido una revelación sobre la existencia de Aggartha, una ciudad subterránea habitada por seres de infinita sabiduría que había florecido en lo que hoy es el desierto de Gobi, pero que habían decidido bajar a las profundidades de la tierra en espera de su resurgimiento. Todas estas revelaciones las plasmó en su libro "La Doctrina Secreta".

Pero en realidad Blavatsky, ni con todos sus poderes pudo adivinar las connotaciones históricas que provocaría, sin ser éste su propósito, la publicación del mito de Aggartha y su descripción de la evolución humana, su descenso desde el estado de gracia divina inicial al materialismo actual y como a cada dase evolutiva se asocia una raza dominante.

La tierra había sido habitada por diversas razas básicas. Existían siete de ellas, cinco conocidas y dos por venir. Cada una se dividía en subrazas y ramas. La primera formada por los descendientes de la luna, habita en un continente llamado Tierra Sagrada Imperecedera; La segunda era conocida como raza hiperbórea; Estas dos primeras razas no eran corpóreas, por lo que sus miembros se reproducían por medios espirituales; La tercera raza compuesta de gigantes antropoides se dice que vivió y murió en Lemuria, un extenso territorio al sur del desierto de Gobi y que se encuentra hundido bajo lo que hoy es el Océano Índico. Los lémures fueron la primera raza corpórea y por ende se reproducían sexualmente; La cuarta raza fueron los tálantes, dotados de poderes psíquicos, la cual surgió y se hundió en el actual océano Atlántico; De los sobrevivientes de la Atlántida surge la quinta raza llamada Aryan, se inició en el norte de Asia y se expandió hacia el sur y oeste, de ésta se deriva la raza aria.

Tumblr mpfd7bd1e41s9gcpdo2 500.jpg

Blavatsky explica que las dos últimas razas están aún por aparecer, pero cuando lo hagan la humanidad habrá llegado a su fin en la tierra y deberán buscar otro planeta para iniciar nuevamente el ciclo.

Teósofos posteriores aseguran que la sexta raza aparecerá en California, antes que América se hunda en el mar y la séptima emigrará al planeta Mercurio.

La Sociedad Teosófica utilizó una variada serie de signos que van desde el "triskel" a la "esvástica", este último pasaría a formar parte del emblema de la Sociedad Teosófica. Los libros de Blavatsky fueron traducidos al alemán y alimentaron el fervor ocultista que se inició en Austria y en Alemania antes de 1910, y encontró su punto más alto al final de la Primera Guerra Mundial. En estos años el ocultismo tuvo su peligrosa hibridación con el antisemitismo de Gobineau y el darwinismo social de Haeckel y sus continuadores.

En Alemania surgieron diversas sociedades secretas en todos los círculos intelectuales y se caracterizaron por combinar las ideas teosóficas con el wotanismo. (Wotan, dios solar) con el propósito de reivindicar las tradiciones germanas. Todas estas corrientes de pensamiento y especulaciones ocultistas desembocaron finalmente en el nazismo, a través de dos personajes, Guido Von List y Lanz Von Liebenfels, a quienes se les considera los creadores de la corriente conocida como ariosofía y a la que podemos definir como una reelaboración nacionalista alemana de la teosofía.

Von List y el Armanismo.


Guido Von List.

Gracias a exhaustivas investigaciones, hoy sabemos que el guión ideológico del nazismo había sido escrito 20 años antes de Hitler por circulos ocultistas vieneses, especialmente dirigidos por dos personajes: Guido Von List y Jorg Lanz von Liebenfels.

En lo que se refiere a Von List, éste asumía el esquema de Blavatsky (incluyendo a Atlántida y Lemuria), pero sustentó toda su teoría en una historia que probablemente el mismo inventó y que dijo que no había sido revelada antes por haber estado reprimida por la Iglesia, los Judíos y la modernidad.

El historiador Romano Tácito había llamado "hermiones" a los chamanes germanos y Von List, con base en esta palabra inventó el "armanismo", la gnosis de los primitivos arios, que dominaban el poder mágico de las runas y tenían por simbolo la esvástica. List afirmaba que los templarios, los rosacruces habían sido "armanistas secretos". Incluso la cábala era una creación germánica, usurpada por los Judíos. De tal manera, este hombre podía con total facilidad calcar la jerarquía armanista sobre el árbol de Sefiroth.

Guido Von List nace en 1848, en el seno de una familia acomodada. Desde muy temprana edad manifiesta claramente su interés por los antiguos dioses germánicos, y en especial por el dios Wotan u Odín, considerado dios de dioses.

Al igual que la mayoría de los jóvenes de su edad ingresa al movimiento Wandervogel, una especia de club donde se practicaban deportes al aire libre, con el propósito de que los jóvenes tuvieran contacto con la naturaleza. Fue gracias a estas actividades que List descubre los vínculos entre el hombre y la tierra y experimentará una gran fascinación por los bosques germanos donde sus antepasados habían combatido y comienza por su cuenta a indagar la historia de los orígenes de la raza alemana.

En 1908 crea la Sociedad Guido Von List con el principal propósito de encontrar recursos financieros para investigaciones histórico-religiosas, poco a poco se va rodeando de todos aquellos grandes ocultistas del momento para crear una especie de teología alemana en el marco de su política futura.

Sus hallazgos y teorías no tardaron en circular por todas las universidades de la época. La filosofía de List se encontraba totalmente afín con el movimiento nacionalista y racial de volkish, el cual tenía como finalidad la instauración de una nueva Alemania.

La idea de una élite oculta guiando a la nación es uno de los aspectos de la teología listiana que retomaría más tarde el nazi Heinrich Himmler y sus SS. List creó un círculo de diez personas que llamó "Hoher Armanen-Orden" (Alto Orden Germánico) e inició un viaje por todas las tierras alemanas en busca de las huellas de Wotán y de todos aquellos lugares donde existieran manifestaciones de la auténtica sabiduría aria, las que encontraría a través de la meditación y de la fusión con los elementos de la naturaleza.

Las runas formaron parte de la tesis de List, que las unió al triskely la esvástica, y afirmó haber encontrado que las catedrales tardogóticas, al igual que la mayoría de los templos cristianos, se erigían sobre construcciones paganas anteriores, y que todas estas se encontraban conectadas entre sí a través de una energía wotánica, que solo esperaba el momento preciso para ser liberada.

List funde sus ideas ariosóficas en las enseñanzas teosóficas en donde ambas utilizan la esvástica o cruz gamada, que para List era un simbolo del acto creador de Dios: una forma solar de energía que se originaba en un centro fijo. Pero no perdamos de vista que el wotanismo listiano con su ariosofía en conjunto con las ideas teosóficas, tenían un fin muy claro: guiar la sociedad desde su centro oculto.

El wotanismo listiano tenpia dos fases; la primera estaba enfocada a la unión política de todos los pueblos de raza aria, y la dominación y eliminación de las razas inferiores; la segunda enfocada en la creación de la ciencia oculta de las Arman, quienes fungirían como guías espirituales del nuevo orden germánico.

List formó una auténtica sociedad religiosa para la especialización de los adeptos. Su estructura consistía en tres grados: aprendiz, compañero y maestro de logia. Cada grado tenía su propio simbolo y palabra específica. Quien deseara pertenecer a este grupo, debía primero pasar por siete años de noviciado, en los cuales se leían leyendas tradicionales como los Edda y se recibían enseñanzas teosóficas elementales; Los iniciados se trasladaban a otros centros armánicos con el fin de profundizar en el conocimiento oculto, después de lo cual se convertían en maestros y eran puestos al corriente de "los últimos secretos de la gnosis". En cuanto a las jerarquias se adoptaron las de grupos rosacruces.

Las formas herméticas, como por ejemplo la jerarquía cabalística de los diez grados propia de algunos grupos rosacruces fueron adoptados por List en su gnosis oculta, considerándolos exponentes del antiguo germanismo. Cábala, rosacrucismo, gnosis y enseñanzas mágicas se fundieron en la ideología volkish que gracias a Guido Von List, toman la estructura necesaria para reencontrar el auténtico significado del milenario saber germánico.

Pero el objetivo final del aranismo, sólo podía ser alcanzado a través de la ideología pangermanista; es decir, "Deutschland uber alles" (Alemania por encima de todos) que incitaba a la conquista total de Europa.

Para entender mejor el pensamiento de List, debemos tomar en cuenta la diferencia entre el misticismo habitual y el concepto ariosófico. En el arianismo, el término "místico" no implica la búsqueda de fusión con Dios, típica del Cristianismo, sino la autorrealización espiritual por medio de la regeneración racial, con la creencia de que la sangre guarda el conocimiento secreto que la iniciación debe hacer consciente.

La Teozoología de Lanz.


Jorg Lanz Von Liebenfels.

Jorg Lanz, el otro gran teórico ariosofista, nació en Viena en 1874. Jorg Lanz fue monje cristiano, discípulo del famoso biblista Schlogl, cuyas obras antisemitas habían sido prohibidas por la Iglesia. Durante sus años en el monasterio realizó apasionadas investigaciones sobre textos gnósticos y apócrifos, renunció a sus votos y continuó con su personal elaboración de una teología gnóstica y zoomorfa, en la cual el mal se identificaba con las razas no arias y el bien con los rasgos de los rubios germanos.

En su ensayo "Teozoología, o la herencia de los brutos sodomitas y el "electrón de los dioses" (1905), Lanz propone diversas teorías e ideas científicas de moda en su época para dar consistencia a sus extrañas teorias raciales.

Lanz tomó como base de su pseudociencia racista, la imagen grabada en una lápida medieval, en la que se mostraba el retrato de un caballero en compañía de un simio, y creyó encontrar figuras semejantes en el arte babilonio. De estas "pruebas" dedujo que junto al verdadero hombre (el ario rubio que describían los darwinistas sociales) había existido una especie bestial, derivada de otra rama de la evolución, que era capaz de cruzarse con los humanos. Del producto de la mezcla de estos simios o pigmeos con los arios derivaban las razas inferiores: negros, mongoloides, y "mediterranoides".

Para Lanz, la expulsión de Adán del paraíso fue a causa de que éste había incurrido en un acto de bestialismo y el Génesis habia sido escrito para prevenir a los arios de ese peligro. En cuanto a Cristo o Frauja (como él lo llamaba) había predicado el racismo, pero razas degeneradas se habían encargado de distorsionar su mensaje.

Para Lanz, el feminismo, el socialismo y la democracia eran los principales peligros de la sociedad y para erradicarlos fundó la Orden de los Nuevos Templarios, con la esvástica por símbolo, y publicó la revista racista Ostara. Pero las historias de Lanz no se limitaban únicamente a los orígenes arios o Cristo, también incorporó la Atlántida, Lemuria y el año cósmico que anunciaba una Nueva Era entre los años de 1920 a 2640, asimismo podemos encontrar el tema del "tercer ojo", que tomó de Bolsche, un divulgador científico de entonces.

Eran los tiempos en que la ciencia asombraba cada día a la humanidad, Roentgen, Curie, Marconi y Hertz eran los temas del momento. En esos años, no sólo se hablaba de los misteriosos rayos X, sino también de los N, que por error creía haber descubierto el Francés Blondlot en 1903 y Lanz no tardó en incorporarlos a su ideología.

Según la teoría de Lanz, los arios primitivos tenían órganos sensoriales que les permitían emitir rayos N y recibir "señales eléctricas". Conforme se fue degenerando la raza, estos órganos quedaron reducidos en la glándula pineal. Pero decretaba: "No transcurrirá mucho tiempo antes de que florezca un nuevo sacerdocio en la tierra del elektrón y el Santo Grial".

Lanz propuso en 1905 una siniestra política racial que al parecer inspiró a Himmler. La poligamia de las élites SS, las maternidades estatales para las madres arias solteras y la educación de las mujeres elegidas fueron ideas de Lanz puestas en práctica por Himmler.

Lanz sentía una fascinación por la figura de Cristo, para él el mesías era un digno exponente ario, interpretó a su conveniencia fragmentos apócrifos de las escrituras y afirmó que los poderes de Cristo provenían del electrón divino, una especie de fuerza electrocósmica. El mensaje de salvación de Cristo fue interpretado por él como un proyecto de purificación de la raza superior aria, que suponía la necesaria destrucción de un mundo corrupto para restaurar la Edad de Oro original.

De esta manera emprendió una grandiosa cruzada, con las razas inferiores, cómo el las denominaba, para aplicar un programa forzoso de esterilización. En este punto en especial encontramos una clara similitud con los pensamientos de Hitler y Himmler, su mano derecha.

Lanz tuvo siempre la facilidad de propagar sus ideas, y una vez más encontró el canal perfecto para hacerlo. Continuó con la revista Ostara (nombre de la Diosa Germana de la primavera) con la que tuvo una enorme difusión en Austria y Alemania.

Dentro del peculiar círculo de lectores de esta revista, se encontraba Hitler, quien años después confesó haberla leído en su juventud. Pero más allá del carácter de sus lectores, esta publicación acogió a los ocultistas e ideólogos del momento quienes encontraron la vía idónea para dar a conocer sus ideas instigadoras contra las razas subhumanas que se encontraban gobernando la nación germánica. Pero la salvación estaba al alcance de sus manos, bastaba con rescatar la antigua sabiduría aria que había sido difundida por antiquísimas civilizaciones como Hiperbórea y la Atlántida.

A través de su revista, Lanz difundió abiertamente la esperanza de redención mediante la destrucción de las razas inferiores, esta filosofía sería tomada por la eugenesia nazi.

La astrología formó parte también de las doctrinas y definió la historia de la humanidad como una guerra entre razas, cuyo final escatológico era claramente evidente en sus horóscopos.

Lanz, además de ser el dirigente de la orden y de la revista, aseguraba tener cualidades para predecir el futuro; Una de sus profecias indicaba que para los años de 1960 y 1968 sucedería una invasión mongólica que presagiaría la destrucción total del sistema mundial en favor de una regeneración racial. Tras estos acontecimientos, le seguiría un nuevo milenio guiado por una especie de Iglesia aria, en la cual un selecto grupo de iniciados en los secretos herméticos del germanismo guiaría al mundo. A esta casta Lanz los llamó "monjes guerreros" y fueron el antecedente del Orden Negro que conformarían más tarde las SS bajo la dirección de Himmler.

En 1907, Lanz fundó la Orden del Temple u Orden del Nuevo Templo. Fijó su sede en el castillo de Burg Werfenstein y utilizó una esvástica solar como su estandarte. El principal objetivo de esta sociedad fue la de promover la conciencia racial y el reestablecimiento de los antiguos rituales wotánicos. Inició la creación de un museo antropológico de la raza aria, que posteriormente sería la organización Ahnenerbe de las SS.

La ONT, pese a ser una sociedad elitista difundió sus ideas fácilmente por Alemania y Austria, y su popularidad creció cuando incluyeron al elektrón, es decir, el poder divino de los arios de la leyenda del Grial.

El Director del Instituto de Psicología Política de Viena, el Dr. Wilfred Daim, aseguró haber encontrado pruebas de que en 1909 Hitler visitó Werfenstein y fue ordenado cofrade por Lanz Von Liebenfels, esto prueba la conexión entre el futuro führer con la ariosofía, casi una década y media antes de su irrupción como el líder del Partido Nazi.

Si bien Hitler siempre negó cualquier adhesión a la ONT, durante su gobierno manifestó claramente elementos del ocultismo ariosófico, y como prueba tenemos el programa eugenésico que aplicó ya desde el poder, basado en las teorias de Lanz y su idea de que resultaba necesario el exterminio de las "razas inferiores".

Aggartha, Shamballa y el Vril.


Aggartha o Shamballah es según un milenario mito tibetano, una ciudad subterránea. Esta leyenda ha sido tomada en varias tradiciones y cada una de ellas le ha otorgado significados distintos. Por ejemplo, el famoso ocultista y escritor Sir Edward Bulwer-Lytton, en su libro "la raza futura", narra la aventura de un pueblo superior, cuyos pobladores son llamados Vril-Ya; Estos seres por voluntad propia emergieron en las profundidades de la tierra y son poseedores de una fuerza cósmica insospechada: el vril, que les permite comunicarse entre si por medio de la mente e influyen para su bien sobre los seres humanos. En esta misma novela se habla sobre una guerra entre razas y que los habitantes de Aggartha son descendientes de los arios originales. Así explica que este pueblo elegido es gobernado por el rey del mundo, poseedor de la sabiduria de las civilizaciones perdidas como Lemuria y la Atlántida.

Sainy Yves dAlveyrde, un empleado del gobierno francés recibió un dia una misteriosa visita de un afgano llamado Hadji Scharipf, quien le confió su secreto. Este personaje dijo venir de la ciudad de Los Amos del Mundo, en el país de Aggartha ubicado en las profundidades de la tierra donde viven seres de infinita sabiduría. El visitante explicó que esta ciudad subterránea se extiende por todo el planeta a profundidades subterráneas y su capital se mantiene iluminada gracias a la ayuda de grandes espejos que recojen la luz del exterior. El visitante explicó que sus sabios practicaban la levitación sin dificultad y que gracias a sus conocimientos podían dirigir las corrientes cíclicas de los fluidos interpolares.

En 1886 dAlveydre publicó su experiencia de esta visita en el libro "Mission del Inde Europe".

Shamballah y su vril, interesaron al nazismo. Los nazis enviaron una expedición al Tíbet, bajo la dirección del antropólogo Ernst Schaefer, con la finalidad de encontrar este prodigioso pueblo y obtener su fuerza cósmica. Si bien no existen pruebas confiables de esto, se dice que en el búnker de Hitler se encontraron cadáveres de monjes tibetanos; si algún día se llegara a confirmar tal situación, la historia del III Reich cambiaría por completo.

La Sociedad del Thule.


Logo de Thule.

El eslabón entre la ariosofía y el nazismo fue Rudolf Von Sebottendorff, un admirador de Von List y Lanz que vivió hasta 1945. En realidad se llamaba Adam Glauer, pero, al igual que sus maestros, se atribuía títulos de nobleza.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Alemania se encontraba hundida en la desesperanza y el quebrantamiento económico. Miles de hombres murieron en los campos de batalla, y un sinnúmero de familias se encontraban deshechas.

Tal era el ambiente generalizado de este país, pero en otro ámbito oculto de las miradas y de las suspicacias, se estaba conformando una de las sociedades secretas que ha tenido mayor relevancia en el rumbo de la historia: La Sociedad del Thule.

Sus orígenes.

Algunos expertos en la materia afirman que la logia del Thule fue la "rama bávara de la orden de los germanos", sin embargo existen otros estudiosos que afirman lo contrario.

Al inicio de la Primera Guerra Mundial la orden de los germanos contaba con unos pocos cientos de afiliados, muchos de los cuales partieron para el frente y murieron combatiendo. A estos desafortunados decesos se unió el quebrantamiento económico de la orden y el cuestionamiento de sus dirigentes; Por una y otra parte los grupos locales se independizaron y eligieron nuevos maestres. En 1916, una de las divisiones más importantes, dirigida por Hermann Phol, se convirtió en la "Germanenorden Walvater del Santo Grial". Esta orden fue la que protagonizaría distintos atentados en la postguerra contra destacados exponentes de la República de Weimar y participando en distintas actividades clandestinas contrarias a la república.

Fue en 1916 cuando un hombre antes desconocido, empezaba a gozar de cierta fama en medios ocultistas alemanes, al poco tiempo entró en contacto con este sector de la Orden de los Germanos y organizó la orden en Baviera. Se llamaba Alan Alfred Rudolf Gauer, pero como tantos otros ariosofistas y pangermanistas místicos, tenía una irreprimible tendencia a adoptar títulos de nobleza, "Von Sebbottendorff" en este caso.

En su novela "El Talismán de los Rosacruces" narra su vida y trata de reproducir la tradición de los rosacruces alemanes del siglo XVII, a través de datos interpretables sólo en la clave mística, a elementos biográficos auténticos.

Tal vez una de las cosas que mas captan la atención de la biografía de Sebottendorff, es la similitud de su carácter con el de Hitler, así como el paralelismo de sus vidas. Sebottendorff al igual que el futuro führer, nació en el seno de una familia humilde originaria de Prusia, el 9 de noviembre de 1875, cerca de Dresde, y como Hitler era alguien sin patria clara. A los 23 años terminó sus estudios técnicos y emprendió un largo viaje, visitó diversos paises y en cada uno se detuvo a estudiar sus tradiciones, asi como sus escuelas iniciáticas. En 1900 llega a Egipto y posteriormente visita Turquía que en aquellos años se caracterizaba por tener una fuerte tradición esotérica y ocultista.


Rudolph Von Sebottendorff.

Seducido por la Turquía mágica de principios de siglo, Sebottendorff se inicia en el estudio del ocultismo y en las religiones tradicionales. Logra hablar con fluidez el árabe y entra en contacto con los derviches giróvagos de Mevlevi. Es aqui que conoce a la familia Termudi, de origen judío, y con ellos visitará las pirámides de Egipto, e inicia sus estudios sobre el esoterismo faraónico. Los Termudi eran también francmasones afiliados al rito de Menfis, llamado también rito Oriental y Sebottendorff es iniciado por uno de los Termudi en este rito y con posterioridad heredará la copiosa biblioteca ocultista de esta familia. Es en uno de estos libros donde encontrará unos apuntes, al parecer de Hussein Pacha, en donde se describe detalladamente un sistema de meditación que era practicado por la secta derviche de los Bakhtashi. Tales apuntes son el material de base que utilizará para escribir su libro sobre las "prácticas operativas de la francmasonería turca."

Después de su recorrido por aquellas tierras, traslada su residencia a Berlín, pero en 1908 fue acusado de fraude y escapó a Constantinopla. En aquellos años, Turquía vive un periodo de agitación política en donde la masonería turca juega un papel importante y en especial la logia a la que Sebottendorff pertenece.

Sebottendorff se alista a las filas del ejército turco y combate heroicamente en la Guerra de los Balcanes; Al término de ésta, regresa a Alemania y al poco tiempo estalla la Primera Guerra Mundial. Después de sus viajes e infinidad de estudios, Sebottendorff ya tiene su propia visión del mundo con componentes místicos, y al final de la guerra asumirá un anticomunismo radical.

En septiembre de 1916, a través de un anuncio de ocasión con los que la Orden de los Germanos buscaban nuevas adhesiones, logró contactar en Berlín a Hermann Pohl el cual lo invitaría a formar parte de su orden que justo en esos momentos se estaba gestando.

Entusiasmado con la filosofía de la orden, Sebottendorff establece su residencia en Baviera e inicia los trabajos para el establecimiento de la orden en esta ciudad con la ayuda de una lista de interesados que recibiría de Pohl. En pocos meses, su papel dentro de la Orden de los Germanos crece vertiginosamente y llaman la atención sus propuestas de crear órganos de difusión de las ideas de la orden. De ésta se constituye la revista "Runas".

Sebottendorff integra a la orden sus ideas ariosóficas y ocultistas, mismas que se extienden con una rapidez inusitada en Baviera. Para 1918 ya contaba con 200 adeptos y seis meses más tarde el número llega a 1500 entre afiliados y simpatizantes. Los hermanos Walterspiel también formaron parte del Thule y ofrecieron su Hotel "Four Seasons" como sede de la orden. Este mismo hotel será utilizado como cuartel general en cada uno de sus desplazamientos a Múnich. Esa rama bávara de la Orden de los Germanos pasará a estar organizada como logia y adoptará el nombre de Thule.

La Sociedad del Thule Logra Establecerse.

El nombre Thule estaba siempre presente en las doctrinas ariosóficas. Era una especie de "lugar de origen", polo de irradiación de la raza aria. Cuenta la leyenda que docenas de arios viajaron a través de Asia entera y de una buena parte de Europa hasta llegar a los paises nórdicos y a Islandia, en el tiempo en que el Mar del Norte se encontraba en su nivel más bajo. En su peregrinación dejaron algunos vestigios, como la esvástica grabada en las piedras. Sebottendorff y sus seguidores estaban convencidos de la autenticidad de este mito al igual que el de la ciudad subterránea de Aggartha, y uno de los fines ocultos de esta sociedad era el de recobrar la identidad aria y vengarse de quienes causaron su desgracia, es decir, los aliados, bolcheviques, judíos y masones.

En un principio la orden la dirigió un grupo de burgueses medios: George Gambatz, Johannes Heining y Alfred Rohmeder. Utilizaron el hotel Four Seasons como sede de sus reuniones y no parecía haber en ellas nada secreto. No se exige a los nuevos socios ninguna preparación especial; El sistema de admisión, tomado del teosofismo, presuponía que el recién llegado debía pasar por el proceso de aprobación, que en esta orden se conocía como "grado de amistad" y colocará al neófito en el atrio del templo de la sociedad. En un inicio, únicamente se les pedía que fueran fieles a la tradición germánica y para constatar la pureza de su sangre debían facilitar una fotografía que Sebottendorff examinaría para descubrir en los rasgos antropométricos huellas de sangre extranjera. Asimismo, deberán jurar la pureza de su sangre hasta la tercera generación. Un largo cuestionario complementará los trámites de afiliación. Una vez que el Barón daba el visto bueno al iniciado, éste recibía el emblema de la orden, una espada antepuesta a la rueda solar y entre ambas, a su vez, dos hojas de roble. En una ceremonia solemne el postulante juraba la fidelidad a la logia y a sus principios y el barón finalizaba esta ceremonia diciendo:

"De la forma en que volvéis a estar entre nosotros, lo que estáis haciendo es retornar a vuestra comunidad. Reencontráis Thule. Con nosotros alcanzáis el imperio invisible y eterno de nuestros antepasados del norte".

Pero en lo más oculto de la orden existía un "círculo interior" integrado por los iniciados de mayor grado; para lograr ascender en la orden, el néofito siguiendo unos cursos de capacitación y recibiendo las enseñanzas adecuadas, alcanzará los grados de "Húesped" y "Hermano". Los Hermanos formarán un "colegio esotérico de la orden". A este rango pertenecieron Hess, Rosemberg y Frank. Más tarde altas jerarquías del reich, también pertenecieron a este círculo.

El Barón Sebbottendorf, mostrando una vez más su habilidad para difundir su orden y convencido de que si la orden quiere realizar un trabajo esotérico de mayores proporciones, requiere de instrumentos adecuados y de ahí nace la idea de comprar o editar un periódico. Al poco tiempo logra adquirir el "Munchener Beobachter", que luego sería el diario más difundido del Tercer reich.

La orden logró establecerse oficialmente en agosto de 1918, pero los tiempos son turbulentos: el reich ha pedido el alto al fuego. La izquierda, fanatizada por el ejemplo de la Unión Soviética, prepara la insurrección armada y multiplica las agitaciones en medios obreros y militares. Finalmente, el 7 de noviembre del mismo año se precipitan los acontecimientos, Kurt Eisner toma el poder en Baviera y en los dias siguientes conseguirá consolidarse, si bien de forma precaria. Los integrantes del Thule se reúnen y toman la decisión de formar un grupo de combate llamado "kampfbund" que les servirá como correa de transmisión de la orden.

Para lograr sus objetivos, Sebottendorff infiltra miembros de la orden en las organizaciones de izquierda, en el aparato de seguridad del Estado y en los guardias rojos. Y previendo todos los aspectos, crea un gabinete de falsificación de documentos. Rudolf Hess, por su parte, se curte en todas estas actividades clandestinas.

El 4 de diciembre de 1918 un comando del Kampfbund de Thule organiza un ataque para secuestrar a Kurt Eisner, pero su plan fracasa y son detenidos algunos integrantes del Kampfbund. Con esto la policía política logra descubrir un depósito de armas y registra el hotel Four Seasons, sede de la orden.

En este mismo mes, asiste a una reunión de la Orden de los Germanos en Berlín y sin proponerselo presencia en primera fila la revuelta de los spartakistas que es disipada gracias a la intervención de los cuerpos francos. Inspirado en estos hechos regresa a Berlín con el proyecto de crear un cuerpo de este tipo a fin de reestablecer el orden de Baviera.

El kampfbund de Thule es reconvertido en Freikorps Oberland, pero la situación en Baviera da un giro nuevo: un grupo de judíos proclama la república de los Consejos Obreros y el gobierno socialdemocrático huye a Bamberg. Sebottendorff aspira a mucho más que la dirección de una secta, tiene aspiraciones políticas más ambiciosas. De esta forma ve en el gobierno exiliado de Hoffman a un eventual aliado circunstancial.

Sebottendorff logra llegar a Bamberg y allí logra la alianza del SPD y del gobierno Bávaro en el exilio para crear un grupo de choque con el objetivo de liberar Baviera. Con esta iniciativa el peso político de los pocos cientos de hombres de la logia Thule, crecerá de manera inesperada.

El 13 de abril el cuerpo franco al mando del capitán Beppo Rommer intenta tomar baviera pero fracasa y Sebbottendorf ordena a sus fieles la dispersión y el paso a la clandestinidad. Mientras, él y algunos oficiales de la Thule constituirían el freikorps en su forma definitiva.

El tenitente Kurt y Sebottendorff, estuvieron al frente de la operación y juntos planearon una marcha sobre Munich. De Bamberg debían salir a Nuremberg y en el camino abrirían oficinas de reclutamiento y darían mítines para reforzar el movimiento. Por fin en el Domingo de Ramos de 1919 lograrían dar forma final al cuerpo franco al que llamaron Oberland.

Oberland era dirigido por un Estado Mayor de oficiales, encabezados por von Beck y los tenientes Kurt y Hess. La tropa y sus dirigentes enfocan su atención en un único objetivo: ¡Múnich! A finales del mes de abril, 30 voluntarios del Oberland parten hacia "Múnich la Roja". Después de luchar contra los guardias rojos, los miembros de Oberland logran llegar al centro de la capital y establecen nuevamente como cuartel general el Hotel Four Seasons.

Una vez logrado su objetivo de la liberación de la capital bávara, los integrantes del Oberland se horrorizan al percatarse de que siete miembros de su sociedad han sido capturados, entre ellos se encuentran el Príncipe Gustav Turn und Taxis, la secretaria del Thule, y un antiguo combatiente de la guerra y guardián de las genealogías en la Orden de los Germanos, pero desafortunadamente para cuando se percatan de su desaparición, los rehenes ya habían sido pasados por las armas.

Dias después, cuando la situación aparenta más calma, el Thule exhorta a sus seguidores mediante un comunicado que dice: "No son momentos para enarbolar doctrinas esotéricas ni ariosóficas, sino de venganza contra los guardias rojos".

La ejecución de los miembros del Thule, y su cuerpo franco Oberland, ayudaron a que la Orden de los Germanos se distinguiera del resto de las órdenes. Las luchas civiles que sucedieron a estos acontecimientos generaron un ambiente de venganza y rencores. El nacionalismo comenzaba su carrera.

Al ser resuelta la situación en Baviera, el Oberland se convierte en una unidad llamada Primer Batallón de Tiradores Bávaros, en los siguientes años enfrentan más de una contienda, pero de sus integrantes originales y de la filosofía Thule que los formó no queda nada. Con este hecho se da por terminada la aventura militar del Thule.

Desde entonces el papel de la logia Thule se torna básicamente político y su fuerza irá disminuyendo a medida que el NSDA crece. Pero es preciso examinar y valorar el papel de la logia Thule en la formación del Partido Nacionalista de los Trabajadores Alemanes.

Según afirma Sebottendorff en su libro "Antes que Hitler Viniera", éste al inicio de su carrera política se apoyó en tres fuerzas políticas dependientes de la logia Thule: el Partido Alemán de los Trabajadores, fundado por el "hermano" Karl Harrer en Múnich y el Partido Socialista Alemán de Hans Georg Grassinger, y, por supuesto, en la misma logia Thule. De estas tres organizaciones , Hitler conformó el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán. No deja de ser notorio que la sede oficial de Thule fuera el Hotel Four Seasons, ya que en este mismo edificio tenían igualmente sede con otros movimientos con similares corrientes como la Orden del Partido Nacional Liberal de Hans Dhan, y la Deutsche Schulverein de Wilhem Rohmeder.

En estos años, si bien existieron diversos movimientos, de todos ellos uno tuvo particular éxito. Habrá que retomar el año de 1918 para contemplar su origen. Sebottendorff quien se mostró siempre contrario al socialismo, estaba convencido de que las clases obreras sólo podían ser desvinculadas del Marxismo si se les presentaba una ideología de sentido contrario. La cual creó junto con Karl Harrer, el Politisher Arbeiter-Zirkei, entre cuyos miembros se encontraba Anton Drexler y cuyo secretario era Michel Lotter. Pero esta pequeña orden duró poco tiempo y cambió su nombre al de Partido Alemán de los Trabajadores, con el fin de atraer a los obreros, y para darle el tono completo, su fundación tuvo lugar en una cervecería.

El partido recién formado con sus apenas 24 miembros, casi todos ellos ferroviarios, organizaba reuniones públicas y debates; Fue una de estas reuniones que llegó un hombre oscuro enviado por la inteligencia militar, asistirá en calidad de espía. Su nombre era Adolfo Hitler. El 20 de febrero de 1920, Hitler ocupa ya la dirección del partido y lo transforma en NSDAP.

Pero en todos los miembros del Thule ingresa esta nueva formación, ya fuere porque no todos estaban interesados en la actividad política o porque la mayoría tenían inclinaciones más esotéricas y ocultistas. Otro de los motivos fue que el mismo nombre que Hitler le da a su partido indica cuáles son las áreas preferenciales de reclutamiento, "Partido Obrero Alemán Nacional Socialista", y su búsqueda estaba dirigida, efectivamente, a reclutar trabajadores alemanes a fin de eregir un socialismo en la nación alemana, un verdadero socialismo y tales objetivos estarían muy lejos de la mayoría de los miembros de Thule que en su mayoría eran hombres y mujeres profesionales liberales y pertenecían a la burguesía media alta.

Pero curiosamente y pese a lo que se ha dicho, Hitler nunca conoció a Sebottendorff. No obstante, es cierto que su mentor político e ideólogo en aquella época fue Dietrich Eckhart, y que ambos eran "Hermanos Visitantes" de la logia Thule. Cuando Hitler inició en el círculo de Thule, Sebottendorff ya había abandonado Múnich.

Sebottendorff fue retirado de la orden el 26 de junio de 1919, acusado por no haber protegido debidamente los archivos de los miembros de la logia, que durante los disturbios de abril cayeron en manos de los bolcheviques y esto ocasionaría la detención y el fusilamiento de los hermanos.

De esta forma la historia de Hitler poco a poco va tomando importancia. El futuro führer sentía verdadera aversión por todo lo que se refería a sectas y al espíritu sectario. Tenía claro su objetivo: presidir un gigantezco movimiento nacional abierto a amplias masas populares y en su escrito "Mi Lucha" dirige acusaciones directas contra cualquier forma de hacer política ficción.

Hitler se propuso eliminar el espíritu original del Thule en el NSDAP y la mayoría de los miembros de mayor rango son excluidos de la dirección o degradados de su puesto. Sin embargo, es cierto que los hermanos Hans, Frank, Rosemberg y Hess ocuparán altos cargos en el Tercer Reich. Pero el Thule comenzará a perder su brillo a raíz de la partida de Sebottendorff y de la ruptura de Hitler con el Thule.

En 1920, después de su expulsión del Thule, Sebottendorff asumió la edición de la prestigiosa revista de astrología alemana "Astrologishe Rundschau". En 1923 se trasladará a Suiza, a la ciudad natal de su segunda mujer y vivirá allí hasta 1924. Durante los siguientes nueve años reside en varios paises, y en 1933 regresa a Múnich con el título de Caballero de la Orden Imperial de Constantino, sociedad patriótica y con aspiraciones iniciáticas turcas.

Sin embargo, su regreso a Alemania no durará mucho. En un intento de revivir los ideales originales del Thule, busca a los antiguos hermanos de la logia que ahora se encuentran en puestos claves dentro del nuevo régimen del Tercer Reich. También escribe su libro "Antes de que Hitler viniera", en el que se autoconsidera como el precursor del nazismo. Pero el nuevo régimen intenta dejar a toda costa esa relación oculta del pasado y Sebottendorff comienza a ser olvidado.

Pero el papel si tiene memoria y en el SA se encuentran dos fichas sobre Sebottendorff, una acerca de su detención el 29 de enero de 1934 y la segunda de cuando es liberado dos meses después. De las dos ediciones se su libro sobre Hitler y la logia Thule, la primera edición se agotará a los pocos días y la segunda será retirada por la administración. Pero pese al éxito de su libro, Sebottendorff contaba ya con sesenta años y había perdido ese atractivo de madura estampa noble y germánica. Hacía seis años que se había separado de su mujer y empezaba a tener dificultades económicas.

Durante la Segunda Guerra Mundial regresó a Estambul y colaboró con la inteligencia alemana lo que le permitió sobrevivir aún a pesar e que su superior consideraba sus informes como de dudosa utilidad. En septiembre de 1944 se rompen las relaciones entre Alemania y Turquía. Sebottendorff se agota. Recibe una pequeña paga para mantenerse durante un tiempo. Cuando el dinero se agota Sebottendorff comienza a sumirse en la desesperación. Pero tras la figura marchita, la mirada baja y la fuerza que falta, alguna vez existió el hombre que con sus dones de vidente y astrólogo logró crear una poderosa logia, un cuerpo franco, protagonizar la sublevación anticomunista en Baviera y ser reconocido por las primeras figuras del futuro reich.

Finalmente, el 9 de mayo de 1945, en los acantilados del Bósforo, Sebottendorff decide quitarse la vida, y una vez más, las vidas de Hitler y Sebottendorff son paralelas.

Adolfo Hitler. El Templario Negro.


Después de más de seis décadas de que Hitler dejó fisicamente este mundo, no nos deja de sorprender la profunda influencia que tuvo el hombre que incendió y devastó Europa. A tal grado fue proyectada su imagen, que en Berlín una prestigiada galería exponía un retrato del Führer rodeado de varias figuras de Cristo. Y en otros lugares se le veía en pinturas vestido con la armadura de los caballeros del Santo Grial.

Durante sus años de mandatario, era común leer en el periódico frases como: "Mientras Hitler se dirigía a la nación, se podía escuchar crujir el manto de Dios por el salón".

Si bien Hitler no se creía Dios, sí estaba convencido de ser un elegido. Se consideraba a sí mismo como el depositario de los secretos de los templarios, que por intercesión divina le habían sido otorgados.

De esta manera un hombre aparentemente insignificante y sin mayores estudios, logró en pocos años llegar a los más altos niveles políticos, burlar a los líderes de las grandes potencias, convertir a millones de personas civilizadas en sus fervientes seguidores y construir el más poderoso aparato bélico del mundo que le obedeció ciegamente hasta el final. Nuestra lógica nos llevaría a pensar que Hitler fue un gran conocedor de los resortes secretos que son capaces de modificar la realidad hasta convertirla en el delirio dirigido a sus más íntimos y poderosos deseos.

Mucho se ha escrito de este pasaje de la historia; Inclusive en las escuelas forma parte de los libros de historia universal. Pero, ¿que hay detrás de las fechas, nombres y lugares de la Segunda Guerra Mundial?, ¿qué hay de las verdaderas intenciones de Hitler?. Como siempre, tras la fachada de los hechos históricos se esconden los hilos de una trama oculta que pocos de sus contemporáneos lograron ver.

El tiempo, sabio consejero, nos ha permitido ir descubriendo poco a poco los secretos y verdaderas intenciones del führer, aquellas que sumió al pueblo alemán en el más gélido de los estupores: Hitler protagonizó su propia epopeya, sin duda mediante un acto de magia genuina, y de este modo, con ayuda de la ultraderecha internacional, condujo al mundo hacia la más espantosa de las tragedias.

Pero existió un hombre a quien la fascinante figura de Hitler no había confundido, quien había advertido claramente como el Führer obtenía sus asombrosos poderes de la magia negra: Aleister Crowley, miembro de la sociedad secreta del Alba Dorada o Amanecer Dorado (Golden Dawn). Crowley fue una de las figuras del ocultismo más descollantes de nuestro tiempo y miembro de las más altas esferas del poder Satánico en el mundo.

En 1940 Crowley le advirtió a Winston Churchill (otro Iluminatus) de este peligroso hombre, en el momento en que Inglaterra se encontraba bajo la amenaza de ser invadida por los nazis. Churchill según relata la historia, siguió el consejo de Crowley y aceptó utilizar la famosa "uve" de la victoria, lo cual no era otra cosa que un antiguo signo satánico (los cuernos del demonio). Con un "escudo" de tal magnitud, pensaba Crowley, se podía derrotar a Hitler.

Monstruos de la Razón.


Hitler nació un 20 de abril en 1889, en Braunau Inn (Austria), tradicionalmente considerado un centro de médiums y videntes. Poca gente sabe que dos famosos médiums, los hermanos Schneider, nacieron en el mismo pueblo, y que uno de ellos tuvo a la misma nodriza que Hitler.

Su personalidad neurótica se dormó dentro de una familia dificil. Su padre era alcohólico, y cuando el pequeño Adolfo apenas contaba con cinco años los abandonó dejándolos en la más terrible de las desolaciones, (el lector puede indagar más sobre la descendencia Rothschild de Hitler en el primer artículo del blog, "Linajes de los Illuminati" en la parte de el Linaje Rothschild donde se toca al nazismo y a Hitler). A los 19 años falleció su madre lo que le favoreció para convertirse en un joven solitario y taciturno.

En 1905 intentó ingresar a la Academia de Bellas Artes de Viena, pero fue rechazado en dos ocasiones; Esta negativa despertó en él un profundo desprecio por toda forma académica y decidió entonces vivir en su universo visionario. Gracias al poco dinero heredado de sus padres logró subsistir por un tiempo en Viena, donde pintaba acuarelas, visitaba museos y escuchaba la música de Wagner. Los dioses que Wagner retrataba en sus óperas como las de "El Anillo de los Nibelungos", ponían a Hitler en un trance el cual lo desconectaba de este mundo. Uno de los escasos amigos de la juventud de Hitler, August Kubizek relató la etapa vienesa de ambos, en la que el futuro caudillo alemán malvivía como un artista callejero más y leyendo todos los textos de mitología, orientalismo, sociedades secretas y otros temas similares. Probablemte de aquella época data su decisión de hacerse vegetariano, abstemio y no fumador, lo que mantuvo hasta el final de sus días. Kubizek cuenta que ambos eran muy aficionados a la ópera y especialmente a las obras de Richard Wagner, el adalid musical del nacionalismo alemán. En el verano de 1906 acudieron al teatro de la Ópera de la capital austriaca para disfrutar de su Rienzi en cinco actos. Esta obra se basa en la novela homónima del Británico Bulwer Lytton, directamente relacionado con circulos de influencia rosacruciana y autor de una de las mejores novelas jamás publicadas sobre el tema Zanoni, asi como otro clásico de la literatura ocultista de la época, la raza que vendrá, en la que aparece una estirpe de hombres subterráneos en la que disponen de una poderosa energía llamada Vril. Rienzi, el último de los tribunos romanos cuenta la trágica historia de un patriota italiano del Siglo XIV que falleció en el capitolio devorado por las llamas. Su argumento rebosa de luchas por el poder, ambiciones personales, populachos enardecidos y otros sucesos muy de moda en las producciones del momento. De hecho el propio Wagner consiguió la fama con el estreno en Dresden de su versión que la critica calificó como "de estilo parisino y descendiente directa de las óperas espectáculo de tema histórico".

Kubizek y Hitler disfrutaron de la ópera, quizá en exceso, porque según las propias palabras del primero, cuando salieron a la calle, su amigo comenzó a comportarse de un modo "extraordinario" pues "nunca había visto así a Adolf, parecía estar literalmente en trance". Lo cierto es que tuvo que correr tras el y zarandearle, pues había comenzado a caminar a buen paso en dirección opuesta a la residencia donde se alojaban. Cuando volvió en sí, "aunque con una mirada enfebrecida y llena de excitación", Hitler comenzó a balbucear algo acerca "de una extraña misión que los seres humanos normales no comprenderían" a la que tenía que dedicar su vida porque así se lo habían indicado los "Poderes Superiores" que se le habían manifestado a través de la música de Wagner. Más de 30 años después, el entonces führer tuvo la oportunidad de visitar la localidad de Bayreuth, donde se encuentra la mansión de los Wagner y explicar a la viuda del compositor, Winifred, los detalles de esa experiencia, tanto que llegó a confesar: "En aquella hora nació el nacionalsocialismo".

Volviendo a la juventud de Hitler, su situación precaria unida a sus frustraciones artísticas lo condujeron a despreciar a la cosmopólita Viena, a la que veía como un cúmulo de etnias que amenazaban la estabilidad austriaca y alemana. Sus ideas antisemitas fueron alimentadas por la ya mencionada revista Ostara, la cual Hitler leía regularmente. Las teorías ariosóficas de Lanz sobre establecer una nueva edad de oro aria fue absorbida enteramente por el futuro führer, quien las hizo suyas y más tarde las transformó en la columna vertebral de la doctrina nacionalista para la búsqueda de la pureza racial.

Las teorías ariosóficas no fueron las únicas que Hitler acogió, también influyeron en el las ideas del darwinismo social, que eran ampliamente aceptadas entre los políticos e intelectuales de aquella época. Esta filosofía consideraba a la naturaleza como la Gran Madre cuya legalidad se basaba en la lucha por la vida y la supervivencia del más apto. Es decir: el débil debe sucumbir ante el más fuerte. Otro de los temas preferidos del jóven Adolfo fue la búsqueda del Santo Grial al que identificó con la pureza de la sangre.

Durante toda su juventud Hitler respiró el ambiente esotérico y místico de esos años, que alimentaron poderosamente su imaginación, cualidad indispensable de todo mago, ya sea blanco o negro. Durante una entrevista con el periodista Janet Flanner, contó que durante la guerra mundial de 1914-1918 y mientras estaba cenando en una trinchera con varios camaradas, escuchó una voz ordenándole: "Levántate de ahí y ve a sentarte allá abajo". "La voz -explicó- era tan clara e insistente que automáticamente obedecí, como si se tratase de una orden militar. De inmediato me puse de pie y caminé unos metros por la trinchera. Apenas me senté cuando desde el lugar que acababa de abandonar, llegó un destello y un estampido ensordecedor... acababa de estallar una granada que dio muerte a todos mis compañeros".

El Camino Hacia la Depuración de la Raza.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial y tras pasar algún tiempo convaleciendo de sus heridas recibidas durante las contiendas, regresó nuevamente a su precaria vida. Tomó un puesto como espía en la policía de Múnich, que intentaba mantener bajo control a los numerosos grupos políticos radicales y ocultistas que manifestaban un claro malestar colectivo ante una situación socioeconómica reprimida.

De esta forma llegó al minúsculo Partido de los Trabajadores Alemanes DAP, creado bajo el auspicio de la Sociedad del Thule. Se dice que en la primera reunión a la que asistió, hizo uso de la palabra y logró levantar el ánimo de los presentes gracias a su verbo. De inmediato, fascinados por los dones del orador, los dirigentes del partido le propusieron que se uniera al grupo, Hitler aceptó y poco a poco convirtió al DAP en el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP). El futuro führer se concentró en eliminar cualquier rastro de los rituales esotéricos de la Sociedad Thule para enfocar toda su energía en la realización de su sueño político.

Finalmente, el 2 de Agosto de 1934, luego de que en 1933 fuera nombrado canciller y haber entrado formalmente al gobierno de Alemania, falleció el Presidente Hindenburg y Hitler fue ascendido a la jefatura del Estado y se convirtió en el führer del pueblo alemán.

El Dios Viviente.

Al asumir el poder, se concentró en combatir el desempleo y en poner en marcha la economía del país. A muy pocos les importó su para lograrlo tuvo que tomar medidas drásticas y totalitarias, entre ellas el perseguir a personas de las razas consideradas por él como indignas de vivir. Su proyecto de reconstrucción del país tuvo una aprobación casi unánime. La idea de pertenecer nuevamente al grupo de países denominados potencias mundiales, y el recuperar el orgullo de la nación después de que en la guerra había sido pisoteado, causó furor entre la población.

Alfred Rosenberg, conocido como el filósofo del Tercer Reich, decía que "la sangre aria es la sustancia misma de la divinidad". Hitler no solo creía esta afirmación sino que comenzó a ejercer en sus asambleas una especie de hipnosis ceremonial, este hombre que no bebía alcohol, no comía carne, no fumaba, no estaba casado y que vivía atento a una voz que le decía qué hacer, fue rápidamente considerado como el mesías.

Hitler creía firmemente en esta voz que le guiaba, por eso, en medio de una crisis política o cuando sus decisiones inmediatas parecían más necesarias, por ejemplo, ante una batalla incierta que se estuviera librando en esos momentos, se aislaba y se recluía en su Nido del Águila, el Kwhlstein, una especie de búnker de dificil acceso, donde permanecía en soledad y simplementa aguardaba hasta escuchar "la voz".

El tiempo que demorara esta voz importaba poco. En una entrevista declaró:

"Yo no juego a la guerra. No permito que los generales me den órdenes. La guerra la conduzco yo. El momento preciso del ataque será decidido por mi. Sólo existirá un momento, que estará realmente favorecido y esperaré ese momento con inflexible determinación. Y no lo dejaré pasar... ni siquiera si todo el partido intentara obligarme a proceder. No actuaré: esperaré,ocurra lo que ocurriera. Pero si la voz habla, sabré que la hora de actuar ha llegado".

Durante los años del Tercer Reich, los aliados solicitaron al psicólogo Walter Langer, que elaborara un informe sobre Hitler. En éste, Langer comentó que el führer actuaba como jefe religioso creador de una iglesia de Estado. Durante sus presentaciones en Nuremberg había una foto de Hitler de enormes proporciones con un texto a sus pies: "en un principio era el verbo". Pero el fenómeno de culto a un "dios viviente" no sólo lo expresó Langer en su reporte; el alcalde de Hamburgo dijo: "no necesitamos ni de sacerdotes ni pastores. Ya que podemos comunicarnos con Dios directamente a través de Hitler. Él tiene cualidades equiparables a las de Cristo". Expresiones como estas se dieron en muchas oportunidades, todas ellas haciendo alarde de la superioridad de Hitler y comparándolo constantemente con Cristo y con Dios.

El mismo saludo nazi "Heil Hitler" es un mantra obsesivo, que pretende asociar a la salvación con Hitler, lo que hubiera correspondido mas a un jefe religioso que a un jefe de Estado, pero Hitler ya era un salvador en la consciencia de su pueblo.

El nacionalismo propuesto por Hitler, era en realidad, una religión secreta. Durante sus discursos Hitler utilizó simbolos rúnicos, las banderas, los coros y la misma arquitectura, para darle un verdadero toque dramático que impidiera a las masas pensar racionalmente. De esta forma, las ceremonias de conmemoración política se convirtieron en santas procesiones con braseros humeantes de fe nacionalista.

Entre las ceremonias de los nazis, destaca una, "bautismo de las banderas", en la cual se bautizaba por contacto de los mismos estandartes utilizados en las ceremonias de masas, con la bandera teñida con la sangre de los primeros caídos de la causa. Durante la ceremonia el oficiante se sumergía en una profunda meditación. Con este ritual cargaban la bandera alquímicamente para que de la fase del nigredo o muerte pasara al albedo o, lo que es lo mismo, resurrección, bajo el lema ¡Alemania despierta!, el cual llamaba a un despertar espiritual.

Comenzaron entonces a hacerse mas patentes los signos de la religión nacionalista: los caídos durante la contienda de Múnich fueron trasladados al Templo del Honor y se les dió la calidad de mártires de la fe nazi; el culto a las reliquias en torno al cuerpo de Leo Shlageter, un nazi fusilado por los franceses; en los cementerios SS, la cruz cristiana fue cambiada por las runas y en los bautizos de los niños SS, la imagen de Hitler sustituyó a la de Cristo.

La astrología y la magia también jugaron un papel preponderante en las decisiones de Hitler que, al igual que Himmler, consultaba constantemente su horóscopo antes de tomar una decisión. Pero los astros no fueron los únicos consejeros del führer, según relató Walter Schellengerg, jefe del servicio secreto nazi. Hitler y Himmler solicitaron los servicios de un maestro del péndulo sideral para localizar la ubicación de la prisión donde se encontraba Mussolini.

Según afirmaciones de George Mosse, uno de los historiadores del nazismo más reconocido, para el año de 1920 Hitler se inclinó por la magia y en especial por una ciencia secreta: la ceremonia del derramamiento de plomo, este sencillo ejercicio de adivinación era transformado por el führer en una ceremonia de magia.

Hitler buscaba fundar un imperio de 1000 años, es decir una copia del reino de Cristo que profetizara el Apocalipsis. En este tiempo se debía regenerar la raza completamente, de modo que ésta lograra tener las mismas cualidades que tenía la mítica raza aria original.

Pero el verdadero poder de este templario negro radicaba en su fe. Y la fe, como sabe cualquiera que esté minimamente iniciado en las ciencias ocultas, es el verdadero motor de la magia. Él mismo expresó:

"Soy uno de los hombres más duros que ha tenido Alemania durante décadas, quizá durante siglos, dotado de la más grande autoridad que haya tenido cualquier otro lider alemán... Pero sobre todo creo en mi éxito. Creo en él incondicionalmente".

Pero lo que el poderoso mago Hitler no sabía, o no quiso tener en cuenta, es que una acción mágica puede ser muy eficaz, pero no eterna si obra contra la naturaleza; y nada hay más alejado de la naturaleza y del sentido común que la idea de una "raza superior" dominando al resto de la humanidad durante los "mil años" que suponía iba a durar el Tercer Reich.

Los Secretos del Nido del Aguila.


Los Nazis explotaron muchas historias esotéricas incluyendo una sobre Hiperbórea, la cual era la tierra de los inmortales. Los nazis tenían una ideología ocultista y esotérica, creían en los super-hombres, en la tierra hueca (la cual es verdadera), en un Tercer Reich de mil años, y en otros mitos incluyendo el de Shamballah. El águila, el simbolo de Alemania, es uno de los simbolos más antiguos de Europa.

Los Alemanes creían que los Teutones, una tribu de la Europa antigua, fueron los primeras personas proto-germánicas que migraron a la presente área de Alemania desde algún lugar del norte, probablemente de una tierra mítica edénica como Hiperbórea. El primer jardín de la tierra del cual la raza aria proviene, la cual se dice que tiene un mejor código genético que los humanos. Un buen número de ocultistas comparten esta opinión; por ejemplo, Madame Blavatsky, René Guenón y Julius Evola sostienen que Hiperbórea tuvo una edad de oro y que fue una muy antigua y avanzada civilización. Algunos autores esotéricos van aún más lejos con nociones de que esta civilización vive en nuestra Tierra. Hay pruebas de que los Nazis buscaron pasadizos a estas regiones subterráneas en busca de Agartha. Para arrojar luz sobre el tema, pondremos en perspectiva sobre distintos términos mitológicos. Términos como Agartha o Ultima Thule, fueron nombrados como las capitales de Hiperbórea, debo decir que Ultima Tule se creyó que existía en la superficie; Agartha, por otro lado, era la capital de Hiperbórea pero en el subterráneo.

Particularmente Himmler (Ministro del Interior) y Rudolph Hess (Secretario de Adolf Hitler en el Partido Nazi) fueron conocidos por su fuerte orientación ocultista. Sin embargo, uno de los roles más importantes del ocultismo nazi deban ser atribuidos probablemente a Karl Haushofer, un geógrafo y geopolítico, quien se reúnia seguido con Adolf Hitler. Fue Rudolph Hess, uno de los estudiantes más cercanos a Haushofer quien le presentó a Haushofer a Hitler. Pero Haushofer no era el único ocultista en la Alemania pre-Nazi, su pensamiento fue influenciado por la reavivación general de la mitología Alemana, la cual comenzó a través de Europa algunas décadas antes de la Segunda Guerra Mundial y que puede ser también rastreada en Austria o en Bohemia.

El Águila simboliza tanto la muerte como la resurrección, y también es llamada "El Simbolo del Fénix".

El Nido de Hitler es por lo tanto el Nido del Águila. Miles de visitantes vienen todos los días para presenciar esta cautivadora construcción del Tercer Reich.

El Nido del Águila o Kehlsteinhaus en Alemán, es una bizarra construcción que fue construida como una casa de fiesta del té de Hitler en una alta y escarpada montaña con una gran vista panorámica. La montaña del Nido del Águila se encuentra a 1834 metros (6148 pies) por encima del nivel del mar y arriba de Berchtesgaden, un pequeño y acogedor pueblito Alemán en la ciudad de Baviera. Adolf Hitler recibió esta vista por ocasión de su cumpleaños número 50 el 20 de abril de 1939, aunque fue terminada un año antes (en 1938).

Los Obersalzberg fueron oficiales nazis quienes tenían sus residencias y búnkers suprahumanos en regiones montañosas, justo algunas millas por encima de Berchtesgaden. Autobuses ajustados van especialmente desde Obersalzberg hacia arriba en un camino serpenteante a través de cinco túneles escalando casi hasta la cúspide de la Montaña Kelsthein.

Cuando miras hacia abajo a través de alguna ventana de estos autobuses especiales yendo hacia arriba de este peligroso camino serpenteante, se observará un enorme precipicio y sabrás con seguridad que cualquier colisión podría arrojar al autobús muchos metros abajo. La ruta por lo tanto está cerrada a cualquier acceso público. Caer en ese precipicio es un indudable viaje seguro hacia la muerte. Para salir al paso de el dolor de ese peligroso periplo, los autobuses poseen motores adaptados especialmente con transmisión reajustada y sistemas de rotura. Todos los turistas en su camino tanto hacia arriba y abajo deben permanecer sentados en el autobús. Los autobuses operan sólo en verano. Sin embargo, ningún accidente ha ocurrido desde que Kelsthein fue abierto al público (había sido usada antes solamente por el Ejército de los Estados Unidos).


La Ruta al Nido del Águila.

Después de que se asciende por el camino serpenteante, el cual finaliza a 800 metros por encima de Obersalzberg, llegarás a un lugar con una vista panorámica, la montaña de Kehlstein. Si no planeas comer nada en el restaurante, quedarte una hora ahí es mas que suficiente. Entonces deberás de entrar a un túnel de 124 metros de largo donde al final habrá un elevador especial nazi de cobre, el cual te llevará directamente hacia la cúspide de la montaña donde estarás ante la impresionante vista del nido del Águila.

El levante se asienta en tecnología nazi, el motor y los teléfonos del lugar datan de la Segunda Guerra Mundial. Trabajan sorpendentemente bien debido a que los ideólogos nazis esperaban que el Tercer Reich durara al menos mil años. El ascender en 41 segundos a través de la roca en la vertiente levadiza es una experiencia un poco aprehensiva, pero valen la pena si la contrabalanceas con la espectacular vista desde la cúspide donde mirarás la montaña Watzmann (la tercera montaña más larga de Alemania con 2,173 metros; la más alta es Zugspitze, con 2,962 metros).


Elevador Hacia el Nido del Águila.

El Nido del Águila no fue bombardeada en la Segunda Guerra Mundial probablemente debido a la poca visibilidad que se tenía desde las alturas, ya que constantemente se encuentra rodeada de nubes espesas en esa altura. Así también, el Gobernador Jacon de Kehlsteinhaus evitó detonar el lugar después de la guerra. Desde 1960, el gobierno Bávaro recuperó el control de la construcción y desde entonces se ha quedado en manos de un trust que asegura que todo el dinero de los turistas vayan a la caridad.

Desgraciadamente, muchas personas no conocen mucho sobre el ocultismo nazi. Justo días antes de el final de la guerra, algunos lugareños reportaron haber visto extraños convoys de las SS dirigiéndosea a los Alpes de Zillertal (una montaña del rango de la frontera Austriaco-Italiana) donde ellos, en su camino al Glaciar de Schleigeiss, se alega que enterraron algunas cajas muy profundo en el hielo en algún lugar cerca de un precipicio. Algunos autores esotéricos han escrito que el Santo Grial se encuentra ahí.

Los alrededores de Berchtesgaden tienen muchos misterios, algunos de ellos están asociados con Salzburg y Untersberg. Untersberg es una fuente de leyendas no escritas, acerca de personas de los niveles inferiores como gnomos y duendes. Los Templarios habrían construido su templo secreto para la Diosa Isis ahí, y los Hombres de la Piedra Negra (DHvSS - Die Herren y Von Schwarzen Stein). Los Hombres de la Piedra Negra eran una sociedad secreta alemana donde se alega que ahí era donde tenían sus reuniones. Otro misterio de Berchtesgaden es su anomalía magnética similar a la que se encuentra alrededor del Monte Shasta en E.U.A y el Monte Kailash en el Tíbet.

Hay muchos reportes de desapariciones en Untersberg, similares en descripción a los que se reportan en el Triángulo de las Bermudas, el tiempo en los relojes de la gente cambia, o personas desaparecen por completo.


Túnel de Entrada al Nido del Águila.

Jim Marrs en su libro "La Hermandad de la Rosa" dice que el Nido del Águila fue construido con el conocimiento oculto de las sociedades secretas y que todas las cosas relativas a su posición no son al azar. Los 124 metros que mide el túnel de largo y los 124 metros de levante del eje hecho en la roca deben dar una pista de que el número 124 no fue elegido al azar. Tal vez nos topamos con el umbral de las theomáticas - una ciencia que trata de demostrar que "los números de las matemáticas de Dios" no son al azar.

La Teomática trabaja con la interpretación numérica de la Biblia (y otros libros sagrados). Esta ciencia se basa en el hecho de que cada letra del alfabeto griego y hebreo tiene su número. 124 es por lo tanto el número del Edén. El propósito de los nazis durante la excavación de estos mitos primitivos se basa en sus ideas ocultistas oscuras, ya que creían que el Edén había sido el primer jardín terrenal de la raza aria, la rama de los cuales habían sido los teutones - la primera tribu proto-germánica. Las personas educadas saben que la esvástica es un símbolo antiguo que todavía se utiliza en el budismo y el hinduismo, incluso hoy y Hitler lo utilizó porque creía que la raza aria lo había utilizado demasiado. Los alemanes, sobre la base de esas creencias, enviaron una expedición oficial al Tíbet y buscaron conexiones antiguas que explicarían cómo se había originado nación alemana. Incluso perdieron guerras estratégicas contra los aliados porque las tropas alemanas se encontraban en estas expediciones esotéricas, tal como la búsqueda de la Lanza del Destino y otras tantas como el Arca de la Alianza. La Sociedad Thule (Thule-Gesellschaft en alemán), fue uno de los más famosos grupos ocultistas alemanes que surgieron en torno al año 1911.

Advertisement